domingo, 25 de mayo de 2014

La mente es un mono inquieto...

Batallando sin prisa. Parte XIX
La mente es un mono inquieto

A menos que haga un esfuerzo consciente por detener a mi mente, los pensamientos se suceden, uno tras otro, sin orden ni concierto. Es ahí donde reside mi destreza para cambiar de tema en una conversación hablada o escrita, para perplejidad de mis contertulios.  
¿De dónde vienes? Manzanas traigo, que reza el dicho castellano.