viernes, 15 de marzo de 2013

Tiempo de lavadora, lapso de aturulladora.


VIVIENDO DE RISA (batallando sin prisa). Parte IV

Después de la pausa posterior a la lidia en la Maestranza toca el enrevesado tejemaneje que me traigo con la lavadora.  
¡No me lo puedo creer (es sólo una frase hecha),  tengo en la lavadora la colada de ayer! Se me olvidó tenderla. ¡Por eso me extrañó tanto  cuando  fui a  quitar la ropa del tendal  y no estaba!