jueves, 17 de octubre de 2013

Halloween, el origen. No estás en lo que celebras -y ya van dos-.


Este es un relato, más o menos asonante -tirando a menos-, basado en las costumbres y ritos religiosos históricos de la época. Ya me diréis si se extrae algo en consecuencia. Me lo vais diciendo con secuencia. 

SIGLO V  A.C.  31 de octubre,  en un castro celta.

Recogimos ya las cosechas y el ganado está en el cercado.
Comienza la estación oscura;hoy  se extingue el verano. 
Los días son cortos, es hora de avivar la luz; 
todo está preparado para honrar al dios Lugh.  

Esta noche se abre el velo entre los dos mundos;
a la luz de la luna demonios y espectros vagan iracundos.
Regresan a los castros para alimentarse, 
buscando cuerpos vivos para reencarnarse.

Las hogueras sagradas crepitan y arden,
los druidas disponen sacrificios que agraden, 
que además de a los muertos que andan errantes 
apaciguar a los dioses es apremiante.

En mi casa redonda todo está organizado,
de forma siniestra la he engalanado.
Calaveras y huesos, cabezas de animales
conforman esta noche repulsivos ajuares.

El dintel de la entrada con sangre revisto,
y así los fantasmas ni sabrán que existo. 
Me atavío y visto con horribles ropajes, 
que estoy también muerta es el mensaje.

De miedo me muero sólo con mirarme, 
espero que a ellos también les espante.
Y si alguno se acerca haremos un trato,
le ofrezco un banquete,  dulces y boato. 

¡Celebrando a los muertos y queriendo alejarlos,
ni siquiera lo entiendo, cómo puedo explicarlo!
¡Qué larga es la noche y qué grande el miedo!
¡Qué infinita la angustia, ni en Lugh hay sosiego!

Sueño con el día que se rompa el yugo y los dioses cambien.
Que el conocimiento nos salve y los tiempos avancen. 
Que la mente se abra y nadie nos diga qué ha de celebrarse.
Que tal desvarío no podrá perpetuarse.  

Tal vez ese día la gente se ría de nuestro quebranto, 
y hasta lo conviertan en una fiesta con supuesto encanto. 
Más, si se conservan las mismas usanzas, los mismos rituales, 
-lo sepan o no- estarán dando culto a antiguas deidades.

                      
"Hay dos maneras de ser engañado. Una, es creer lo que no es verdad; la otra, es negarse a creer lo que es verdad" -Soren Kierkegaard-


Más información en La cara oculta del Halloween.